Murió el autor de una zamba inmortal

Angélica... cuando te nombro...
domingo, 17 de octubre de 2021 · 00:00:00

A los 96 años dejó de existir en Mar del Plata el notorio compositor folklórico Roberto Cambaré, quien en la década del ’60 saltó a la fama con su zamba Angélica, una de las más emblemáticas obras del folklore argentino.

Roberto Cambaré –cuyo verdadero nombre era Vicente Cambareri– había nacido el 16 de agosto de 1925 en Balcarce. Fue guitarrista, autor y compositor y adoptó su seudónimo por consejo de Horacio Guarany, a quién acompañó con la guitarra al iniciar su carrera profesional en 1959. Guarany llevo al éxito algunas de sus obras, incluyendo la zamba Angélica.

El escenario del Anfiteatro “Saverio Bonazza”, en Balcarce lleva el nombre de Roberto Cambaré a modo de homenaje. En 1979 escribió su autobiografía, titulada “Cholito y Yo”.

Entre sus obras se encuentran Angélica, Como se achica la vida (con Horacio Guarany), Contando estrellas (con Víctor Abel Giménez), Cuento de amor (con Pedro Belisario Pérez), Del algarrobo al ombú, Desde tu nombre, El eco de mi tierra (con María Morena), Huella de recuerdo (con Norberto Albornos), Juan Poeta, La luna y el sol (con Oscar Valles), La noche te lloró, La rosa y la espina, Los celos de mi guitarra, Mi lenta soledad (con María Morena). Mi luna cordobesa, Ña Raquel, Paisaje sureño, Provinciania, Tu , Tumba del Indio (con Roberto Albornoz), Y que si ya te vas, Zamba amanecida, entre otras.

Aquí su letra más famosa:

 

Angélica, cuando te nombro
Me vuelve a la memoria
Un valle, pálida luna en la noche de abril
Y aquel pueblito de Córdoba
Un valle, pálida luna en la noche de abril
Y aquel pueblito de Córdoba

Si un águila fue tu cariño
Paloma mi pobre alma
Temblando, mi corazón en tus garras sangró
Y no le tuviste lástima
Temblando, mi corazón en tus garras sangró
Y no le tuviste lástima

No olvidaré cuando en tu Córdoba te vi
Y tu clavel bajo los árboles robé
Mis brazos, fueron tu nido, tu pelo, la luz
De la luna entre los álamos
Mis brazos, fueron tu nido, tu pelo, la luz
De la luna entre los álamos

Segunda

Tus párpados, si por instantes
Te vuelven los ojos mansos
Recuerda, cuando en el cielo de pronto se ve
Que nace y muere un relámpago
Recuerda, cuando en el cielo de pronto se ve
Que nace y muere un relámpago

La sábana, que sobre el suelo
Se tiende cuando la escarcha
No es blanca como la tímida flor de tu piel
Ni fría como tus lágrimas
No es blanca como la tímida flor de tu piel
Ni fría como tus lágrimas

No olvidaré cuando en tu Córdoba te vi
Y tu clavel bajo los árboles robé
Mis brazos, fueron tu nido, tu pelo, la luz
De la luna entre los álamos
Mis brazos, fueron tu nido, tu pelo, la luz
De la luna entre los álamos


Cargar mas noticias